Especies Carismáticas: Vicuña
Volver
   

Conservación y manejo de la vicuña en Chile

Cristián Bonacic
Fauna Australis

VicuñasLa conservación de la vicuña ha generado una importante recuperación poblacional en la I Región de Chile. CONAF (Corporación Nacional Forestal) comenzó un programa de conservación de la especie en la década del setenta. En dicha época, se censaron no mas de 600 animales en estado silvestre (Cattan and Glade 1989). Las principales acciones tomadas por CONAF fueron la creación de áreas silvestres protegidas, el patrullaje para evitar caza ilegal y la la realización de conteos totales anuales en el área de protección (Torres 1992; Bonacic 1996). Las acciones de protección se concentraron en la Provincia de Parinacota (19o S 69o 30' W), donde actualmente se cuenta con tres áreas de protección (área de protección Caquena, Parque Nacional Lauca y Reserva Nacional Las Vicuñas). El éxito del programa de protección se ve reflejado en el crecimiento poblacional de la vicuña que llegó a superar los 26.000 animales a fines de la década del 90.
Uno de los objetivos principales del programa de conservación era alcanzar un nivel de recuperación poblacional que permitiera el uso de la especie por parte de las comunidades locales. Una vez alcanzado el objetivo de recuperación poblacional, ahora es inminente que el uso sostenible de la especie será una realidad (Macdonald y Tattersal, 1996). Sin embargo, para que dicho uso sea sostenible, se requiere contar con una base analítica de los principales factores que intervienen en la dinámica poblacional de la especie. El adecuado conocimiento de la dinámica poblacional en el área de manejo permitirá evaluar el impacto generado por la explotación de la especie.

Una razón adicional para la promoción de la explotación de la vicuña se basa en el argumento de que existe competencia por recursos con el ganado doméstico (CONAF 1991). Sin embargo, no se conoce claramente la capacidad de carga del altiplano y no se ha evaluado si dicha competencia es por alimento, espacio o ambos recursos. Competencia por alimento es un proceso fundamental de regulación poblacional en ungulados (Clutton-Brock and Albon 1982). En Perú, se han realizado estudios parciales sobre dinámica poblacional de la vicuña que han demostrado la existencia de competencia entre vicuñas y ganado doméstico (Hoffmann, Otte et al. 1983). La recomendación inicial fue extraer vicuñas para bajar la carga y de ese modo disminuir la competencia con el ganado doméstico. Sin embargo, dichos trabajos despertaron controversia y la extracción de vicuñas en Pampa Galeras fue rápidamente suspendida por parte del Gobierno Peruano (Eltringham y Jordan 1981; Wheeler 1995). En el caso de Chile no se conocen los factores de regulación poblacional que afectan a la vicuña (Cattan y Glade 1989; CONAF 1991).
El inminente manejo comercial de la vicuña en Chile requiere la evaluación de la respuesta de la especie a la captura y esquila. El objetivo final del programa de conservación de la vicuña es el uso sostenible de la especie para beneficio de las comunidades locales. Por ello es urgente conciliar la protección de la especie con su uso sostenible sin afectar el bienestar animal.

Bienestar animal y el manejo de la vicuña

La vicuña (Vicugna vicugna) se explota en Perú principalmente por su fina fibra (Wheeler & Hoces 1997). El manejo silvestre de la vicuña no es un fenómeno exclusivamente contemporáneo, existen evidencias arqueológicas que indican que la fibra de vicuña ya se aprovechaba en épocas prehispánicas (Torres 1992; Wheeler 1995). El sistema tradicional de captura consiste en el arreo a pie por personas y se denomina chaku y aún sigue siendo utilizado en Perú (Franklin 1982; Torres 1992; Wheeler 1995; Bonacic 1996). En la actualidad el uso sostenible de la vicuña requiere el desarrollo de un sistema de captura y esquila de animales vivos provenientes del medio silvestre con participación de comunidades locales bajo nuevos criterios de sustentabilidad ambiental y bienestar animal (CONAF 1991; Bonacic y Gimpel 1995; Wheeler y Hoces 1997). Un inadecuado sistema de captura y esquila podría resultar en un aumento del riesgo de mortalidad y cambios en la estructura social de los grupos (Bonacic y Gimpel 1995). El interés de obtener una cosecha a bajo costo para beneficio de las comunidades locales puede comprometer seriamente el bienestar animal y la viabilidad del programa de uso de la especie. Altos niveles de mortalidad y mal trato a los animales podrían originar críticas acerca de la sostenibilidad del programa de manejo de la vicuña y generar condena internacional. Esto ya ocurrió en la década de los ochenta cuando un programa de extracción poblacional en Pampa Galeras fue duramente criticado por organismos internacionales (Eltringham y Jordan 1981;Sitwell 1981; Wheeler y Hoces 1997). Este trabajo discute la importancia del estudio de la respuesta del animal a la explotación. Para ello se describen parte de nuestras investigaciones acerca del desarrollo de sistemas de captura y manejo que aseguren un bajo nivel de estrés.

MANTENIENDO EL EQUILIBRIO ENTRE USO SOSTENIBLE Y BIENESTAR ANIMAL

Para asegurar una sostenibilidad integral del programa de manejo de la vicuña se debe integrar aspectos biológicos, sociales y económicos. Estrictamente en términos biológicos, la sostenibilidad del proyecto requiere un adecuado manejo de la respuesta poblacional e individual de la especie al manejo (Figura 1). Las restricciones de índole ético se relacionan con el bienestar individual del animal (Dawkins y Gosling 1992; Broom y Johnson 1993). No es éticamente aceptable desarrollar un método de captura que lleve a los animales a un alto nivel de estrés y accidentes durante el manejo, ya que esto generaría un inadecuado bienestar animal. Del mismo modo un método de captura que genere desintegración de los grupos sociales post-captura, mortalidad y abortos, afecta la viabilidad de la población en su conjunto produciendo un inadecuado bienestar poblacional (Bonacic y Gimpel 1995). Ambas restricciones son además importantes desde el punto de vista del futuro beneficio económico y de éxito comercial del manejo de la especie. Un método de captura que genere cambios en la estructura social, estrés, abortos y mortalidad podría afectar el retorno económico de sucesivas capturas. A mediano plazo la menor productividad individual y poblacional podrían afectar el sistema de manejo. En dicho momento, el riesgo de sobreutilización para cumplir con cuotas de producción ya comprometidas a los compradores de fibra podría llevar a sobreutilización del recurso. Dicho fenómeno ha sido una de las consecuencias de los programas de explotación de otras especies silvestre (Caughley 1980, Taylor y Dunstone 1996, Caughley 1981).

Figura 1. Factores claves para la sostenibilidad del manejo de la vicuña.

Gráfico 1

USO SOSTENIBLE
BIENESTAR ANIMAL BIENESTAR POBLACIONAL

Del mismo modo priorizar los aspectos de bienestar animal y poblacional, procurando eliminar completamente el estrés y la mortalidad generaría un costo de captura que haría económicamente no viable el uso de la especie. Por ello, es clave optimizar los aspectos de bienestar animal y poblacional dentro de un contexto productivo y de beneficio social. El conflicto entre bienestar animal-poblacional y beneficio económico-social pueden ser modelados dentro de la lógica de relaciones de compromiso o trade-offs (Figura 2), donde el incremento de un beneficio podría tener efectos adversos en el otro aspecto. Sin embargo, no todas las medidas de bienestar animal-beneficio poblacional tienen efectos adversos desde el punto de vista económico-social. Por ejemplo, el mejoramiento del sistema de manipuleo de los animales puede ayudar a facilitar la esquila y disminuir el riesgo de accidentes. Del mismo modo el disminuir la velocidad de captura puede llevar a un menor riesgo de accidentes de las personas que participan en la captura. Este tipo de relaciones serían del tipo sinérgicas. No obstante, una mayor preocupación por el bienestar animal sin lugar a dudas puede subir los costos de captura al disminuir el número de animales a capturar por evento de captura y en total disminuir el volúmen de fibra a cosechar (por ejemplo: por el uso de esquila parcial en lugar de esquila total). Este tipo de relaciones podrían ser del tipo trade-offs previamente descritas.

Figura 2. Modelo teórico de relación entre factores antagonistas en uso de la vicuña.

Figura 2

BASES PARA UN PLAN DE MONITOREO DEL BIENESTAR ANIMAL

La realidad altiplánica exige la implementación de programas de monitoreo realistas y complementarios a las actividades de explotación. A continuación se destacan algunos de los aspectos claves a considerar para un el mejoramiento del sistema de manejo:

- Mejorar el sistema de captura, aprehension y manipuleo durante la esquila.
- Utilizar un método de esquila parcial y no traumático.
- Atenuar el impacto de la captura en la estructura social de los grupos.
- Evaluar el impacto de la captura y manipuleo en las tasa de gestación y viabilidad de la preñez después de las capturas.

Extractado de: Bonacic, C. (2000). Manejo sostenible de la vicuña: ¿es posible conciliar la explotación de la especie y el bienestar animal? Manejo Sustentable de la Vicuña y el Guanaco. B. González, F. Bas, C. Tala and A. Iriarte. Santiago, Chile, Servicio Agrícola y Ganadero, Pontificia Universidad Católica de Chile, Fundación para la Innovación Agraria: 193-205.

 
Volver